Carta a José Ignacio Wert

4 diciembre 2012

Señor Wert,

es usted un estúpido y un ignorante, y eso, siendo usted ministro de educación debería ser un delito penado con cárcel.

No quiero terminar aquí, aunque estoy seguro de que muchos piensan o tienen motivos por los cuales no verían necesario ningún tipo de argumento. Sin embargo, continuaré:

Es usted un estúpido y un ignorante porque debería conocer muy bien los problemas de los que adolece la educación española, que no son bajo ningún concepto la dificultad que puedan o no tener los alumnos españoles por conocer su idioma.

Es usted un estúpido y un ignorante porque en Cataluña se habla el castellano, y mucho! Sólo necesita ver cualquier reportaje realizado en Cataluña donde podrá ver a niños, adultos y ancianos expresándose perfectamente en castellano. Mi lengua materna es el catalán y soy “hijo” de la normalización lingüística, pero tengo multitud de amigos con los que sólo hablo en castellano, aunque ellos dominen a la perfección el catalán.

Es usted un estúpido y un ignorante porque además usted es ministro de cultura, y como tal debería salvaguardar las culturas de todo el país. Sabrá usted que la cultura es riqueza, y culturas minoritarias hay que cuidarlas, como se cuida al patrio lince ibérico para que no se extinga. Porque aunque usted no se lo crea, el catalán está en minoría  como lo está el gallego o el vasco. Como lo están las lenguas nativas de los indios americanos o el sistema de vida de las tribus amazónicas. Convendrá conmigo que no hay discusión sobre la protección de esas culturas.

Es usted un estúpido y un ignorante porque si hablara con su colega Ana Mato (aunque ella ya tiene su propio pollo) sabría que existen multitud de estudios que confirman que saber varios idiomas previene el Alzheimer y agiliza la mente.

Es usted un estúpido y un ignorante, también, porque debería saber que históricamente todos aquellos pueblos agredidos se han revelado contra el agresor mediante la radicalización de su individualidad como pueblo.

ImagenAsí que por todo esto es usted un estúpido y un ignorante. Sin embargo, si usted ya sabía todo esto, entonces no es un estúpido y un ignorante y le pido disculpas… en ese caso, usted es un hijo de la gran puta.

Muchas gracias.

Un mote para todo la vida…

2 diciembre 2009

Si usamos Google en nuestro navegador y escribimos en el buscador “niño obeso de Orense”, aparecerán ante nuestros ojos un total de cincuenta y cinco mil doscientas entradas. La primera, a día de hoy, incluso nos da su nombre, Moisés. De él también sabemos la edad, nueve años, donde vive, conocemos a sus padres, le hemos visto el cuerpo, sabemos su color de pelo e incluso la forma de su cabeza. Es curioso, sin embargo, como los medios de comunicación, seguramente obligados por la ley, tapan o difuminan las caras de los menores para que estas no aparezcan en televisión, para que no puedan ser, imagino, víctimas de señales con el dedo, mofa o escarnio general, como si alguien que sabe quien es no pudiera deducirlo con el resto de información, para mofarse, señalando con el dedo y pregonando a los cuatro vientos, gritar: “mira mamá! El niño obeso de Orense!”

Un buen psicólogo infantil seguramente podría ahondar mucho más que yo a la hora de analizar como eso puede calar en la mente de un niño, pero imagino que personalmente lo marcará para el resto de su vida y supongo, sin temor a equivocarme, que si este niño consigue salir de su problema, hacer músculo y llegar a convertirse en Mister Universo… seguirá siendo para todo aquél que lo conozca el “niño obeso de Orense”.

De hecho, con lo cachondos que son los gallegos, imagino que pronto empezarán a utilizar la historia para que sus hijos e hijas sean obedientes y no hagan trastadas. “Si no te portas bien vendrá el niño obeso de Orense y se te comerá!” dirán, haciendo de este pobre chaval el nuevo “coco” del siglo veintiuno.

En fin, que a la hora de decir según que, los medios de comunicación podrían cortarse un poco, porque a este niño lo están marcando de por vida y lo único que quiere es estar tranquilo y con sus padres… dejemos que el “coco” siga siendo el “coco”.

Lilith, la costilla de Dios

1 diciembre 2009

Todos conocemos la historia de Adán y Eva, el primer hombre y la primera mujer que vagaron por esta nuestra tierra. Sin embargo, en realidad, esto no es del todo cierto.

No, no me voy a poner en plan teólogo para desmontar las teorías creacionistas sobre la evolución, ya que creo que se desmontan por si mismas, si no que quiero hablar de una mujer, la primera mujer que creó Dios y que fue desterrada de la Biblia por arte de magia.

La Historia de Lilith

Dios, un día que estaba inspirado a la par que aburrido,  creó al hombre y a la mujer con un poco de barro a su imagen y semejanza. Los llamó Adán y Lilith. Adán era el hombre y debía ser fuerte y carismático; Lilith, sin embargo, debía ser obediente y sumisa. Eso, a la chica no le hacía mucha gracia ya que creía que el hombre era igual a la mujer.

Muchas de las discusiones venían a la hora de mantener relaciones sexuales. Lilith se sentía ofendida por la postura acordada que él le exigía. “¿Por qué he de acostarme debajo de ti?” —preguntaba—: “yo también fui hecha con polvo, y por lo tanto soy tu igual“. Como Adán trató de obligarla a obedecer, Lilith, encolerizada, pronunció el nombre mágico de Dios, se elevó por los aires y lo abandonó. Esto hizo reflexionar a Dios que, finalmente, creó una mujer a partir de una costilla de Adán, para que así de alguna forma la vida de esa mujer dependiera de la de su esposo, de ahí salió Eva, la obediente y sumisa… pero sigamos con Lilith.

Se instaló en el Mar Rojo, y allí conoció a un personaje muy fogoso, Asmodeo, el demonio que consiguió con una simple manzana que Dios diera la patada a Adán y Eva. Eso le gustó tanto a nuestra protagonista que acabó por ser su amante y engendró miles de demonios hasta que se cansó de tanto parir, y decidió convertirse en bruja para así poder raptar a los niños de sus cunas y convertirlos en demonios para no tener que ir quedándose embarazada eternamente. Sin embargo, al cabo del tiempo, echó de menos eso tener hijos propios, así que empezó a quedarse embarazada con el semen que los hombres derramaban involuntariamente por las noches (lo que se conoce comúnmente por polución nocturna). Y así la podemos encontrar hoy en día… así que tened cuidado chicos, id descargados a dormir, limpitos y sin tener sueños húmedos, si no queréis ser padres de un demonio.

Lilith en la Biblia

Como esta historia muy bien, lo que se dice muy bien, no iba a quedar, decidieron suprimirla de la biblia durante su elaboración homogénea. Es curioso como las religiones se manipulan a si mismas, en plan “eh! te acuerdas del mandamiento ese de no matarás? pues ya no está!” pero bueno, a lo que íbamos, decidieron eliminarla. afortunadamente, la Biblia es muy extensa y no hubieron suficientes ojos, ni suficientes manos para acabar del todo con esta heroína del feminismo.

En Isaías 34:14 podemos leer: “Los gatos salvajes se juntarán con hienas y un sátiro llamará al otro; también allí reposará Lilit y en él encontrará descanso“.

En la Vulgata, traducción al latín vulgar de la Biblia en el siglo V, el nombre de Lilith se cambia por el de Lamia, una hermosa mujer extremadamente seductora que devoraba los cuerpos de sus amantes humanos, firme figura precursora de las vampiresas contemporáneas.

Lilith en nuestros tiempos

Afortunadamente, la cultura ha rescatado a este ser que debe ser conocido por todos. Evidentemente, las primeras en adorarla han sido las feministas más radicales, considerándola paradigma de la liberación sexual y de la lucha contra el patriarcado, pero hay otros casos, incluso más curiosos.

  • Lilith, es uno de los Ángeles que destruye Tokio en la fabulosa serie Neon Genesis Evangelion.
  • C.S. Lewis relata que la malvada reina de Escarcha es descendiente de Lilith, en su propio libro, “El León, la Bruja y el Armario” de Las Crónicas de narnia.
  • Aparece en los videojuegos de Final Fantasy, Lineage II y en DarkStalkers, siendo Lilith parte de Morrigan, la vampiresa del conocido juego de lucha de Capcom.
  • Finalmente, cuando la Luna está en su posición más alejada de la Tierra se conoce como Luna Negra o Lilith.

Así que, recordad, antes que Eva hubo otra mujer, y al parecer mucho más divertida.

El gusto de escribir

1 diciembre 2009

No cabe duda, el narcisismo se puede presentar en múltiples formas y medidas. Una de ellas puede ser la auto complacencia de escribir lo que uno mismo quiere leer, pero claro, de la misma manera que si alguien tiene sexo con una celebridad quiere que sus amistades lo sepan, lo que uno escribe quiere que llegue cuanto más lejos mejor, porque el ego no tiene dimensiones ni fronteras.

Sin embargo, hacerse de rogar, enseñar el trabajo realizado, mostrar las obras producidas provoca cierta vergüenza, cierto pavor comparable a que te miren sin ropa, esperando un veredicto, cruzando los dedos para que sea benévolo, aunque sea mentira.

Lo bueno de internet, de tener un blog, es escribir para uno mismo esperando a que alguien lo lea, pero sin hacer mucho caso u ostentación, como salir de la peluquería esperando que alguien lo note. Desde el refugio de nuestro hogar podemos escribir lo que nos apetezca en un papel, doblarlo, hacer un avión y echarlo a volar por el cyberespacio, en busca de cuantos más ojos mejor… para que el ego vaya donde nunca nadie ha llegado.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.